COBAYAS

 

Las cobayas (Cavia porcellus) son mamíferos roedores de la familia Caviidae. Proceden de la zona andina de América del Sur, donde son conocidos como “cuys” (nombre onomatopéyico procedente del quechua: “quwi”).

 

En Europa reciben diversos nombres según la zona en la que se encuentre, por ejemplo, en España también son conocidos como “conejillos de indias”, y en otros idiomas europeos como “cerditos de indias”, “cerditos de mar” ó “cerdos de Guinea”. El origen de todos estos nombres es difícil de explicar, aunque existen varias teorías: quizás los comerciantes alemanes e ingleses que lo llevaron a Europa regresaban de Guinea, lo que pudo confundir sobre el origen del animal. Otra teoría es que los animales se vendían a una “guinea”, una moneda de oro inglesa. Por otro lado, también se cree que cuando los españoles creyeron haber llegado a Guinea Ecuatorial se encontraron con este roedor, al cual le vieron un cierto parecido con el cerdo; de aquí es de donde derivaría el nombre de “cerdo de Guinea”.

 

Fueron domesticados hace miles de años por los Incas con fines gastronómicos y uso en ceremonias religiosas. Llegaron a Europa hace 400 años donde se han criado como animales de compañía y especialmente como animales de laboratorio.

 

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS Y CARÁCTER DEL ANIMAL:

 

Se han reconocido 3 variedades principales de cobayas:

Americana (o Inglesa) de pelo corto y liso.

Abisinia (de Etiopía) de pelo corto y grueso que crece en espirales o rosetas.

Peruana de pelo largo y sedoso.

La capa de pelo puede ser mono, bi o tricromátida, e incluye colores como blanco, canela, colorado, marrón, chocolate y negro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Son animales muy sociables y cariñosos, en vida salvaje viven en pequeños grupos de 5 a 10 individuos, por lo que se recomienda no tener una cobaya sola si no se tiene tiempo suficiente para interaccionar con ella a diario.

 

También son muy habladores, a menudo los propietarios se familiarizan con sus sonidos y son capaces de reconocer lo que el animal les pide (por ejemplo, asocian la apertura de la nevera y emiten sonidos para demostrar que saben que la hora de comer es inminente).

Cuando perciben un peligro suelen quedarse paralizadas o huyen a algún lugar cubierto donde se sienten protegidas. Se estresan con facilidad y no toleran bien los cambios bruscos de dieta o ambiente.

 

Como los conejos, las cobayas realizan las cecofagia, es decir, se comen las heces directamente del ano antes de que lleguen al suelo para aprovechar todos aquellos nutrientes que han pasado directamente por el tracto gastrointestinal sin haberse absorbido, como por ejemplo algunas vitaminas.

 

Las cobayas son muy dóciles y fáciles de cuidar, especialmente si se tienen desde jóvenes. Bajo buenas condiciones de alimentación y manejo, pocas son las veces en las que enferman, pero una inadecuada alimentación o manejo puede conducirles a enfermar y si no se corrige a tiempo la mayoría de las veces suele ser irreversible.

 

ALOJAMIENTO:

 

Deben mantenerse en jaulas de plástico, metal o alambre, bien ventiladas (son animales que producen gran cantidad de heces y si no hay buena ventilación los niveles de amonio pueden aumentar produciendo problemas de salud). Deben tener suficiente espacio para hacer ejercicio y descansar. El espacio mínimo recomendado es de 60cm de largo x 40cm de ancho x 35cm de alto, añadiendo 20cm2 por cada animal adicional.

 

Las cobayas no saltan ni escalan por lo que teniendo paredes de al menos 25cm de altura, no es necesario que la jaula esté cerrada por arriba, aunque debe tenerse en cuenta que tienen que estar protegidas de predadores como perros, gatos, etc

Es recomendable ponerles un estrato con tiras de papel (evitar papel pintado o que contenga tinta ya que si lo ingieren puede ser tóxico), virutas o paja en el suelo para que estén más cómodas y evitar problemas plantares.  El sustrato debería ser cambiando frecuentemente para mantener un espacio seco y libre de heces.

 

También se recomienda que tengan un espacio cubierto donde puedan protegerse y descansar (por ejemplo una cada de cartón, tubos de PVC, etc).

 

La jaula debería situarse en una zona luminosa protegida de la luz solar directa, a una temperatura entre los 18 y 26º C y humedad entre el 30-70% y a ser posible en una superficie elevada y una zona donde pueda ver a los propietarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALIMENTACIÓN:

 

Las cobayas desarrollan sus preferencias alimentarias siendo muy jóvenes y no se adaptan bien a los cambios en el tipo, apariencia o presentación de la comida y el agua. Por ello es buena idea exponerles, mientras son jóvenes, a gran variedad de alimentos para que se acostumbren a ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Son animales estrictamente herbívoros. Una dieta adecuada para una cobaya consiste en al menos un 60% de heno (para mantener su tránsito intestinal activo así como para ayudarle evitar maloclusiones de sus dientes), suplementándolo con un 25% de vegetales (berros, canónigos, apio, etc), un 10% de pienso comercial especial para cobayas y un 5% de fruta. (Tanto la verdura como la fruta deben estar perfectamente lavada y secada para evitar posibles restos químicos)

 

Al igual que los humanos, las cobayas necesitan en su dieta un suplemento de vitamina C (ácido ascórbico) porque no tienen la enzima encargada de sintetizar esta vitamina a partir de la glucosa. Una cobaya con insuficiente aporte de vitamina C enferma de escorbuto. Se le puede suplementar vitamina C con col, diente de león, perejil, kiwi, zanahoria, naranja, etc

 

El agua debe estar accesible en todo momento. Se recomienda cambiar el agua diariamente, así como comprobar que el bebedero no está obstruido.

 

HIGIENE Y CUIDADOS:

 

Las cobayas pueden ser bañadas pero no en exceso, normalmente cuando empiezan a oler mal. Los baños se deben realizar con agua tibia y un champú suave para bebé o especial para gato o cobaya, siempre evitando que les entre agua y jabón en orejas, ojos, nariz y boca. Tras el baño es importante secarlos bien para que no se resfríen (Cuidado al utilizar el secador porque el ruido puede asustarles).

 

Para cepillarlo puede utilizarse un cepillo de metal suave.

 

El recorte de uñas es necesario cuando crecen en exceso para evitar malformaciones y problemas en el caminar.

 

Los machos suelen arrastrar el trasero para marcar territorio. Esto hace que muy a menudo se acumule suciedad en sus genitales. Es algo que no se puede evitar pero tiene fácil solución acostumbrándoles a limpiarles la zona con toallitas húmedas o bastones para los oídos.

 

CRÍA DE COBAYAS:

 

Las cobayas paren crías proporcionalmente muy grandes, por eso, suele haber problemas en el parto si la hembra no ha tenido su primera camada antes de los 7 meses de edad (su pelvis puede haberse cerrado y el parto sería peligroso). En ningún caso es bueno que críen antes de los 3 meses de edad ya que se retrasará su crecimiento y sus crías nacerán frágiles y prematuras. Los machos deben ser menores de 34 meses en su primera crianza.

 

La hembra entra en celo cada 16 días. Tras el parto, pueden volver al celo a las 15 horas (celo postparto), pudiendo quedar embarazada mientras amamanta a sus crías.

 

Para cruzar a las cobayas, introduciremos la hembra en la jaula del macho. La reproducción puede hacerse por parejas (macho-hembra) o por grupos (macho-hembras).

 

Durante la gestación, el abdomen de las hembras se abulta casi desde el primer día, llegando a doblar su peso durante en el último período del embarazo.

 

Conviene dejar a la hembra sola en su jaula poco antes del parto para evitar accidentes con las crías. Si no es posible, es importante disponer del mayor espacio posible en la jaula o alojamiento para evitar peleas y accidentes con las crías.

 

El momento del parto es difícil de determinar. La semana antes de dar a luz se desarrolla una pequeña separación de los huesos de la pelvis, justo delante de los genitales externos, que alcanza poco más de un centímetro en las horas previas al parto (esta separación no se da en hembras mayores de 7 meses que no han criado nunca, lo que hace imposible el parto y la necesidad de cesárea para salvar a la madre y las crías).

 

Generalmente el parto dura media hora, con unos 5 minutos entre el nacimiento de cada cría.

 

Las crías nacen relativamente maduras, nacen cubiertas de pelo, tienen los ojos abiertos, pueden oír, pueden andar e incluso comer comida sólida y beber agua de un bebedero. Sin embargo, deben ser criados y cuidados por la madre durante al menos dos semanas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SUJECIÓN:

 

Un punto muy positivo de las cobayas es que no muerden, por lo que no hay que tener miedo a la hora de sujetarlas.

 

Generalmente a las cobayas no les gusta verse suspendidas en el aire sin estar apoyadas en alguna superficie. Es por ello que la mejor forma de sujetarles es agarrándola con una mano por su zona dorsal a nivel de las extremidades anteriores, y apoyando su parte trasera sobre la palma de la otra mano.

 

VACUNACIÓN Y DESPARASITACIÓN:

 

Las cobayas no necesitan ser vacunadas.

 

Generalmente no son necesarios tratamientos antiparasitarios preventivos. Lo que se recomienda es estar atengo a posibles parásitos externos (piojos, pulgas, garrapatas, ácaros, etc) y una revisión anual de las heces en busca de posibles parásitos internos (coccidios, criptosporidios,…), y en caso de diagnosticarlos, tratarlos.

 

SALUD Y PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES:

 

El problema más común en las cobayas es una mala oclusión de sus dientes debido a un excesivo crecimiento, o un insuficiente desgaste, de los mismos. Es importante revisarle periódicamente la dentadura y en caso de ver algo fuera de lo común traerlo al veterinario antes de que se desarrollen heridas, infecciones o problemas gástricos.

 

Para evitar problemas cardíacos y de obesidad, es importante que las cobayas hagan ejercicio diario caminando por espacios abiertos (pueden soltarse por casa siempre que estén vigiladas y evitando los cables).

 

Se recomiendan visitas rutinarias al veterinario para revisiones generales, de peso, de dientes y de heces. Y sobretodo, traerlo al menor síntoma fuera de lo común ya que son animales muy sensibles y una visita temprana puede salvarles la vida.

 

Consumo diario de comida

50-80g

Consumo diario de agua

50-200ml

 

Madurez sexual

Machos: 3 meses

Hembras: 2 meses

Edad para criar

Desde los 3-4 meses hasta los 4-5 años

Duración de la gestación

59-72 días

Tamaño de la camada

2-5 crías

Peso al nacer

70-100g

Edad destete

14-28 días

Peso corporal

Machos: 900-1200g ; Hembras: 700-900g

Esperanza de vida

5-6 años

Temperatura corporal

37-39.5º C

URGENCIAS 24 HORAS

TF URG: 607 70 43 51

AVDA SANT BERNAT CALBÓ 45-47 REUS

977 75 76 64

Diagnostic45@gmail.com